jueves, 17 de mayo de 2012

REPÚBLICA MEXICANA, 1º DE MAYO DE 2012


AL PUEBLO DE MÉXICOA TODAS LAS ORGANIZACIONES NO GUBERNAMENTALES DE DEFENSA DE LOS DERECHOS HUMANOS NACIONALES E INTERNACIONALESA TODAS LAS ORGANIZACIONES POPULARES, POLÍTICAS Y REVOLUCIONARIASHERMANAS, HERMANOS, CAMARADAS!


Existen contradicciones entre el gobierno burgués cuya función social es la de garantizar la existencia y la vitalidad del Estado Burgués, y la burguesía cuya naturaleza mercantilista y condición de clase dominante le exige cada día explotar más y más al pueblo trabajador al mismo tiempo que hace alarde y ostentación de su “prosperidad burguesa”. Pero estas contradicciones no son antagónicas y no se resuelven precisamente con la “Brecha Democrática”, se resuelven con ¡EL FASCISMO! 

Cuaderno No. 1 de Educación política revolucionaria.



A través de comunicados y artículos hemos insistido en que Felipe Calderón Hinojosa no ha dejado de aplicar una política de Terrorismo de Estado, lo cual se ha venido constatando con cada uno de los crímenes que las fuerzas armadas han cometido. 

La violencia que el gobierno federal desarrolla, es una violencia que va más allá del acoso, hostigamiento, vigilancia, detención, prisión y ejecuciones de luchadores sociales, abarca la totalidad del pueblo mexicano y poco a poco se hace más clara como componente de un régimen neofascista.

Salvo excepciones que chocan con la tendencia globalizadora del capital financiero internacional, el Estado mexicano tiene componentes tales como el uso de los medios de comunicación y la propaganda para desinformar y mal informar a la opinión pública nacional e internacional, la xenofobia y el racismo, violencia exacerbada, militarismo y paramilitarismo, guerra psicológica; conformados todos en la guerra contrainsurgente que instrumenta enmascarada en su “guerra contra el narcotráfico”.

El primero de mayo es una fecha muy simbólica, para el pueblo mexicano y el mundo, sobre todo para los trabajadores, se celebraban y festejaban a nivel mundial los logros obtenidos por la clase obrera en su lucha por la justicia; sin embargo, actualmente los derechos adquiridos a sangre y fuego han sido nuevamente arrebatados por la burguesía y los gobiernos que cual fieles cancerberos continúan protegiendo sus intereses. 

En el mundo nada hay que celebrar, España, Francia, Inglaterra, Portugal, Bélgica, Grecia, la Europa toda, Asia, África, Oceanía y América, aún el corazón del mismo imperialismo: Estados Unidos, a pesar de la rapiña, despojo y guerras injustificables que mantiene en diferentes lugares del mundo, sus obreros y trabajadores, nada tienen que celebrar pues se encuentran en el desempleo y la miseria producto de la negación de un derecho fundamental: el derecho al trabajo.

México, no es la excepción ya que no sólo existe desempleo y miseria, continúa existiendo la explotación como la que realiza Wall Mart, cuyos trabajadores están abandonados a su suerte y cuya política de soborno a las autoridades mexicanas tanto escándalo causa cuando siempre ha sido así porque es una política de las grandes trasnacionales propia del capital financiero internacional en todo el mundo; el abandono como con los obreros mineros de Pasta de Conchos que aún esperan el reposo eterno en los lugares que sus familiares elijan para ellos; el despido y despojo de su fuente de trabajo como con los obreros electricistas de Luz y fuerza del Centro y los trabajadores de Mexicana de Aviación y tantos casos más que podríamos seguir enumerando. 

El asesinato, la impunidad y la continuidad de la explotación despiadada de la clase trabajadora, o la desocupación brutal, el despido sin compasión cuando tienen hijos que alimentar, que educar, que vestir; el conseguir dónde vivir porque se carece de un lugar ya no digamos un hogar, son violaciones continuadas a los derechos humanos que mantienen los Estados con sus políticas neoliberales.

Con estas acciones ¿hacia dónde quieren orillar a la clase obrera, al pueblo trabajador?, ¿acaso a la insurgencia? 

Y a los que hacen un esfuerzo sobrehumano, extraordinario, que como jóvenes no quieren otra cosa más que estudiar, son rechazados en las instituciones escolares y universidades, asesinados como en el caso de los estudiantes de la Normal de Ayotzinapa, Guerrero; detenidos y torturados como a los de las Casas del estudiante y la Coordinadora de Universitarios en Lucha, (CUL) en Morelia, Michoacán; con su nuevo rostro “decir de Peña Nieto”, demostrando con esta represión que el nuevo rostro es la continuidad del fascismo que ejerció el PRI durante más de 70 años y que ha ejercido el PAN durante 12 años, porque al tener la misma ideología arremeten contra los jóvenes que se pronuncian para que otros jóvenes tengan la misma oportunidad que a pesar de la situación del país, ellos han tenido.

Pero, no se dejan de elaborar leyes y más leyes que no sirven para impedir asesinatos como el de la periodista de la revista Proceso Regina Martínez, en Veracruz. Las leyes son muy bonitas porque crean esperanza en algunas personas, pero nos preguntamos cuál seguridad proporcionan hacia estas personas que sensibles con su argumento único denuncian la brutalidad de este Estado neofascista. La aprobación de leyes que se anuncian como un triunfo para garantizar la seguridad ciudadana, provocan ante cada anuncio una respuesta inmediata de las fuerzas fácticas del Estado. 

Las muertes de periodistas y luchadores sociales son muertes producidas por el propio Estado que consternan al pueblo más no lo reducen ni lo paralizan, aún.

Sin embargo, hay muertes como la de uno de los más torvos sujetos como fue Mario Arturo Acosta Chaparro a quien aun después de muerto se le seguirá señalando como un asesino despiadado y cruel, tan cruel como los que entierran vivas a las personas, las desmiembran o descabezan para hacer sentir tal terror que desmovilice o intente desmovilizar a los luchadores sociales y a todo el pueblo. Y con su muerte no se acaba la memoria ni la posibilidad de arribar a la verdad histórica, pues aún sobreviven algunos de sus subordinados que bien podrían recuperar un poco de dignidad si dieran a conocer la información que saben y aún ocultan.

Para nosotros PDPR-EPR, el primero de mayo es además, una fecha significativa porque está relacionada con nuestra historia, una historia de lucha por la transformación del pueblo mexicano, fecha simbólica con la que nos dimos a conocer como Partido Democrático Popular Revolucionario.

Nuestro partido hace un llamado a nuestro pueblo a organizarse y buscar la forma de pertenecer a él, convenciéndose con la lectura de nuestros documentos, nuestro periódico y nuestra línea política, y no creer a quienes haciéndose pasar como parte de nuestro partido se dedican a la calumnia y al robo que con verdadera esquizofrenia dicen que son parte de nosotros y que son un ala mucho más radical que el propio partido.

Afortunadamente con el tiempo quienes los tratan se han dado cuenta que se han sostenido en mentira tras mentira haciéndose pasar por alguien que no es, además de su gran incapacidad teórica y práctica, inventando acciones novelescas de su actividad “revolucionaria”.

Reciba toda la militancia, colaboradores y simpatizantes un saludo fraterno y revolucionario y el exhorto para continuar siendo congruentes con el proyecto de vida que nos hemos propuesto en la inteligencia que no cejaremos en el esfuerzo por lograrlo y poco a poco arribar a una forma de vida consecuente con nuestros ideales en la lucha por el socialismo.


¡A EXIGIR LA PRESENTACIÓN CON VIDA DE TODOS LOS DETENIDOS DESAPARECIDOS DE AYER Y HOY!
¡VIVOS SE LOS LLEVARON, VIVOS LOS QUEREMOS!
¡A EXIGIR LA LIBERTAD DE TODOS LOS PRESOS POLÍTICOS Y DE CONCIENCIA DEL PAÍS!
¡JUICIO Y CASTIGO A LOS CRIMINALES DE ESTADO!

¡POR LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA!
¡VENCER O MORIR!
¡POR NUESTROS CAMARADAS PROLETARIOS!
¡RESUELTOS A VENCER!
¡CON LA GUERRA POPULAR!
¡EL EPR TRIUNFARA!

COMITÉ CENTRAL
DEL
PARTIDO DEMOCRÁTICO POPULAR REVOLUCIONARIO
(PDPR)

COMANDANCIA GENERAL
DEL
EJERCITO POPULAR REVOLUCIONARIO
(CG-EPR)

AÑO 48
República mexicana, a 1º. De mayo de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada